8 Frases populares que pueden arruinar la impresión sobre una persona en pocos segundos


Los psicólogos estiman que la impresión sobre una persona se forma durante los primeros segundos de una conversación. Y después ya cambia un poco. Pero también ocurre que las personas se relacionan, trabajan en común, hacen amistades e incluso salen juntas, pero con el paso del tiempo, cada vez surgen menos ganas de verse con frecuencia. Lo más probable es que el interlocutor haya utilizado frases en las conversaciones por las cuales aparece el deseo de cortar la comunicación con él de una vez por todas.

Via:
Genial.Guru

  1. 1 “No pretendo ofenderle, pero...”


    La presión y el deseo de reafirmarse en los demás pueden tener caras distintas, pero seguramente no es la mejor manera de causar buena impresión. Si percibes que estás recibiendo un ataque de este tipo, defiende tu espacio personal: no trates de justificarte, arguméntalo claramente, pero sin atacar al otro.

  2. 2 “Pues eso no es nada, fíjate que yo...”


    Acentuar las diferencias puede ser una mala idea para mantener una conversación y mostrarte como un interlocutor interesante. Por ejemplo, en un grupo donde encontramos a muchos desconocidos. En una comunicación con tus viejos amigos también es mejor prestar atención a aquello que les une. Por ejemplo, si una amiga te cuenta sobre algo que para ella es importante (“... Y luego montamos a caballo e hicimos senderismo hacia las montañas”), pero a vos eso te parece una nimiedad, no vale la pena desviar la atención hacia vos (“Pues eso no es nada, fíjate que yo...”). Esta frase menosprecia la experiencia y las emociones del otro. Existen otras frases —educadas— para decir que tenés otros intereses.

  3. 3 “Buenas”


    Esta manera de saludar siempre es mejor utilizarla con personas que sean cercanas. Una conversación formal, especialmente una de negocios, debe comenzarse con un simple “Buenos días”. Si uno no sabe a qué hora del día se comunica con su interlocutor, entonces la conversación puede adoptar un matiz no del todo agradable. Al notar que, en el otro extremo, alguien se comporta de manera inapropiada, es recomendable redirigir la conversación hacia la formalidad y sobriedad de la misma.

  4. 4 “No me compraría algo así”


    Una opinión demasiado rotunda es una excelente manera de deshacerse de tus amigas y, en general, de cualquier persona. Cuando los padres prohíben estrictamente algo a un niño pequeño, se puede entender, pero la rotundidad en la comunicación de dos iguales es una señal de superioridad y falta de respeto. Por lo general, esta manera de llevar la conversación aleja al otro.

  5. 5 “Entendé mi situación”


    Presionar para que el interlocutor sienta pena es un tipo de manipulación. ¿Realmente es necesario continuar las relaciones con las personas que comienzan sus charlas precisamente de esta manera? Otra persona no quiere entender una situación que es ajena para él. Es mejor decir abiertamente: “Necesito tu ayuda”.

  6. 6 “Sé lo que sería mejor”


    Una de las manipulaciones más peligrosas es aquella que se disfraza de amor y cuidado. La persona causa una buena impresión porque sinceramente desea lo mejor. Pero, en realidad, vierte sobre el otro sus complejos y miedos.

  7. 7 “¡Te lo dije!”, “¡Lo sabía!”


    Un tono de mentor en relación con el interlocutor nunca hará que la comunicación se vuelva agradable y ligera. La actitud al diálogo desde la perspectiva de un sabelotodo no es la mejor estrategia para construir relaciones de confianza.

  8. 8 “No me daba para más”


    La falsa modestia y dar la sensación de pobreza no es la mejor manera de recibir a tus invitados, por lo que se aconseja no abusar de la así llamada “modestia de etiqueta”. De esta manera, puede parecer que los anfitriones pusieron la mesa con el poco dinero que les quedaba, cuestión que hará que los invitados se sientan incómodos.


Like it? Share with your friends!