12 Lugares de Latinoamérica que ocultan misterios, algunos de ellos aún sin develar


Nuestro hermoso planeta oculta enigmas sin resolver en los lugares menos pensados; lugares que nos llaman la atención porque generan mágicas leyendas, misteriosos fenómenos que hacen volar la imaginación y nos hacen sentir a flor de piel una energía increíble. En América Latina se cuentan al menos 12 lugares que fascinan a científicos y visitantes por igual, demostrando que en el mundo existen cosas que van más allá de lo visible.

Via:
Genial.Guru

  1. 1 Isla de Pascua (Chile)


    No hay lugar en la Tierra tan aislado como la remota Isla de Pascua. Ubicada en el extremo oriental del Triángulo de la Polinesia, en el océano Pacífico sur, es el destino turístico preferido de aventureros. 

    Entre los secretos ancestrales del lugar se encuentran los moais, colosales esculturas de piedra con forma de hombre, sello indiscutido de la isla. Si las cabezas de estas estatuas llama la atención, solo hay que cavar para descubrir que debajo de la tierra se esconden los gigantescos cuerpos.

    En el idioma local, el nombre completo de estos monumentos es “moai aringa ora”, que significa “rostro vivo de los ancestros”. Fueron hechas por los rapanui para representar a sus antepasados y gobernantes ya fallecidos, para que protegieran a la tribu. Ha sido todo un misterio cómo fueron construidas y transportadas a su lugar final, pues cada una de esas estatuas pesa cientos de toneladas.

  2. 2 El cerro Uritorco (Córdoba, Argentina)


    Una de las maravillas naturales de Argentina, ubicada en la provincia de Córdoba. Lugar que atrae por su misticismo a los amantes del esoterismo y la ufología (estudio del fenómeno OVNI). En 1986, se difundieron fotografías de una parte de la zona calcinada. A partir de ese momento, las teorías sobre aterrizajes alienígenas no se hicieron esperar.

    Aunque, el cerro Uritorco esconde otros misterios. Dicen que debajo del mismo se encuentra la ciudad subterránea de Erk, que en sus laderas aparecen de vez en cuando luces extrañas o se ven objetos voladores no identificados. Lo cierto es que recorrer el cerro llena a los turistas de una energía especial. Uritorco significa “cerro macho” en la lengua indígena original. Los comechingones, pueblo aborigen cordobés, fueron seres bastante míticos.

    Esta gente se dejaba crecer la barba, eran altos y de ojos azules, poseían una gran capacidad de observación, por lo que se cree que fueron los primeros en presenciar los fenómenos de la montaña. Otros habitantes antiguos de la zona, los saravirones, de aspecto menos llamativo, también contribuyeron a crear el misterio, pues dicen que eran capaces de desaparecer de repente y sin aviso. Si todo lo que se cuenta sobre el cerro Uritorco es verdad, todavía está por verse. Mientras tanto, las visitas crecen cada año.

  3. 3 Carretera de la muerte (Bolivia)


    El nombre de la ruta que une la ciudad de La Paz con la región de la yungas bolivianas deja poco a la imaginación. Aunque algunos prefieren llamarla “camino horizontal”. En 1995, fue declarada “la carretera más peligrosa del mundo”, después de que 100 personas murieran cuando un camión que las llevaba a su destino cayera hacia el vacío.

    Cuentan las leyendas locales que el camino está poblado de espíritus que intentan distraer a los viajeros para provocar accidentes. En realidad, se trata de un camino estrecho con un solo carril, sin guardarrieles, enclavado en una zona lluviosa y con tendencia a la niebla, lo que impide una perfecta visión y un correcto maniobrar. Sumado a esto, suelen desprenderse piedras desde arriba, difíciles de esquivar con el suelo embarrado y resbaloso.

    Los lugareños afirman que, en determinado momento del día, se escuchan voces, gritos y llantos que provienen del fondo de los barrancos. Dicen que se trata de las almas que nunca fueron rescatadas. Hoy existe una ruta moderna y segura que reemplaza la carretera de la muerte. Sin embargo, muchos son los que se aventuran a cruzar pese a los peligros.

  4. 4 El triángulo de las Bermudas (Puerto Rico — EE. UU.)


    El triángulo imaginario formado por Puerto Rico, Miami y las islas de las Bermudas, de cientos de miles de kilómetros cuadrados de superficie, contiene muchos misterios sin resolver aún hoy. Durante siglos, esta especie de atajo para navegantes y aviadores se cobró la vida de miles de personas, cientos de aviones y otro tanto de barcos. ¿Qué los hizo desaparecer? Sigue siendo una incógnita.

    Las teorías sobre el lugar son muchísimas. Algunos aseguran que debajo se encuentra la hundida ciudad de la Atlántida, un agujero negro hacia otra dimensión, la casa del monstruoso Kraken, una base alienígena, entre otras explicaciones fantásticas. Las teorías científicas son igual de numerosas, pero más realistas.

    Por ejemplo, explican que en el suelo marino del triángulo se encuentran cráteres extremadamente profundos que crean enormes explosiones de gas. Si justo en ese momento una incauta nave está pasando por allí, se hunde sin más remedio. Lo mismo sucede con los aviones. Este impresionante cúmulo de teorías, verdades y mitos no terminan de aclarar por qué este lugar es uno de los mayores misterios del planeta.

  5. 5 Machu Picchu y el Camino del Inca (Perú)


    Machu significa “viejo”, y Picchu, “montaña”. Este, sin embargo, no es el nombre original de la ciudad inca enclavada a 2 400 metros en la cordillera andina, hogar del cóndor sagrado. Rodeada de impresionantes montañas y abundante vegetación selvática, se puede visitar las misteriosas ruinas de una antigua ciudad de la que se sabe muy poco.

    Cuál fue su verdadero nombre, su propósito y hasta cuándo se descubrió es toda una incógnita. Algunos opinan que el lugar fue construido como mausoleo para el emperador inca Pachacútec, otros que se trata de una zona estratégica de administración de cultivos, nexo entre la cordillera y la selva o centro de culto y adoración sagrados. El enigma sigue vigente. Por supuesto, la ciudad atrae a los curiosos como un imán, no solo por sus misterios, sino por su cautivadora belleza.

    El gobierno peruano estableció que solo pueden acceder a ella 500 personas al día, entre turistas y guías, para preservar las ruinas. Allí es posible recorrer el Camino del Inca, que consta de tres rutas diferentes en longitud y dificultad. La elegida por los excursionistas extremos se eleva a 4 026 metros sobre el nivel del mar. 

  6. 6 Parque arqueológico de San Agustín (Colombia)


    Parte del Patrimonio de la Humanidad por ser la necrópolis de mayor extensión del planeta, oculta un enigma arqueológico todavía sin resolver. Este fascinante sitio de Sudamérica cuenta con una gran variedad de reliquias prehispánicas pertenecientes a la cultura de San Agustín.

    Los habitantes originarios usaron el lugar como cementerio para enterrar a sus muertos más sobresalientes. Cada ceremonia funeraria se acompañaba de estatuas, que hoy suman alrededor de 500, hechas por diferentes escultores indígenas. La verdadera función y significado de las esculturas sigue entre tinieblas.

    Los arqueólogos que estudiaron la cultura agustina no se ponen de acuerdo sobre si fueron hechas para proteger las tumbas, son representaciones de los dioses o representan caracteres de los enterrados allí. Durante 15 siglos, las culturas prehispánicas habitaron este lugar y desaparecieron sin dejar rastro ni explicación sobre sus sagradas construcciones.

  7. 7 Vilcabamba (Ecuador)


    ¿Quién no desea saber el secreto de la eterna juventud? Parece que en el pequeño pueblo de Vilcabamba está la clave. Los viajeros se sorprenden cuando prestan atención a los habitantes del lugar, pues algunos de ellos superaron los 120 años de vida y siguen sumando.

    El pueblo campestre tiene uno de los índices de longevidad más elevados del mundo, lo que obviamente atrajo a científicos de todos los rincones del planeta buscando una explicación plausible. Muchos continúan pensando que se trata de un misterio paranormal, rayando en lo místico.

    La verdad es que en la localidad existe un ambiente ideal de clima benigno, aire puro, comida sana y agua mineral que ayudan a los habitantes a disfrutar de una saludable y larga vida.

  8. 8 Las líneas de Nazca (Perú)


    El desierto peruano guarda secretos que solo se pueden ver desde el cielo. Las líneas de Nazca, diversos y enormes dibujos (geoglifos) hechos en el suelo por los nativos hace siglos, continúan sin revelar su propósito.

    Se descubrieron hace más de 300, con diferentes formas: de animales, pájaros, plantas y figuras geométricas. ¿Para qué las trazaron? ¿Por qué solo se pueden ver desde las alturas? Hay varias explicaciones, como por ejemplo, que son calendarios gigantes, carreteras sagradas, símbolos para atraer las lluvias... Otros prefieren creer que se trata de mensajes dirigidos a los dioses o a los extraterrestres.

    Lo que sí se aclaró hace poco es que las líneas se cruzan entre sí y parecen indicar una dirección. Entre los dibujos más famosos que se ven solo a vuelo de pájaro, se encuentran el colibrí, la ballena, el mono, la araña, el pájaro gigante y el hombre-búho o astronauta.

  9. 9 La tormenta eterna (Catatumbo, Venezuela)


    En el lago de Maracaibo, ubicado en el lugar más apartado de Venezuela, se puede observar un fenómeno natural sorprendente y poderoso: los relámpagos del Catatumbo o tormentas eternas. Durante 240 noches al año, se ven impresionantes relámpagos y rayos que iluminan el paisaje.

    La región del lago es un punto estratégico venezolano por la salida de barcos petroleros. Además, está rodeado de un ecosistema diverso, protagonista de la mayor densidad eléctrica del mundo. Allí se suceden una y otra vez fortísimos rayos visibles a kilómetros de distancia.

    Los científicos no se ponen de acuerdo sobre cuál es la causa de este hermoso fenómeno. Parece ser que el metano presente en las nubes bajas de la región, de vientos cerrados y grandes extensiones de pantanos favorecen las descargas eléctricas que, a su vez, generan una cantidad importante de ozono. El magnífico espectáculo seduce a miles de curiosos cada temporada.

  10. 10 La catedral de mármol (Chile)


    A pocos metros de la orilla del lago General Carrera se encuentra una magnífica formación mineral de carbonato de calcio cuya forma recuerda una catedral. Por eso se llama la “Catedral de Mármol”, monumento nacional chileno desde 1994.

    Las aguas de un profundo color azul y las increíbles estructuras llaman la atención de visitantes de todos los rincones, que pueden acudir allí solo cuando el lago baja de nivel. Así es posible recorrer la catedral en pequeñas embarcaciones que salen desde la localidad cercana, Puerto Río Tranquilo.

    La erosión fue la responsable de crear esta maravilla de la naturaleza. Por dentro, el azul del agua se refleja en las paredes blancas de las formaciones, envolviendo al turista en un mágico entorno, único en el mundo.

  11. 11 El salar de Uyuni y la isla del Pescado (Bolivia)


    Diez mil millones de toneladas de capas de sal superpuestas se extienden a lo largo de miles de kilómetros formando el desierto salino más grande y precioso del mundo, el salar de Uyuni. Cuando llueve, unos dedos de agua cubren el suelo creando un espejo. Quien pasea por la zona se siente en el cielo, pues es difícil diferenciar entre arriba y abajo.

    En el centro del salar se ubica la isla del Pescado, o Incahuasi, que tiene como atractivo a los impresionantes cactus de 10 metros de altura y más de 1 000 años de edad. La isla no es muy grande. En una hora se la puede rodear con un todoterreno o, si se prefiere, atravesar a pie.

    Las hostiles condiciones climáticas no permiten más vida que los cactus y vizcachas, pequeños roedores que corren de aquí para allá asustados por los visitantes. La blancura infinita se torna naranja y rosa cuando el sol se pone, creando un escenario que deja boquiabiertos por su belleza a los privilegiados viajeros que llegan al lugar.

  12. 12 Parque de las Emas (Brasil)


    Dentro del Parque nacional de las Emas, en el estado brasileño de Goiás, se encuentran unos viejísimos montículos de tierra que alojan cientos y cientos de termitas. Esto no resulta curioso, hasta que se las ve. En pleno día, resaltan por sus enormes dimensiones. Por la noche, cuando el clima es cálido y húmedo, los termiteros se iluminan.

    Este fenómeno suscitó innumerable leyendas protagonizadas por fantasmas y ánimas en pena. Descubiertos alrededor del siglo XVIII, el porqué de los termiteros luminosos fue todo un misterio hasta que los científicos determinaron la causa en el siglo XX. Se trata de bioluminiscencia, o luz fría, emitida por diferentes microorganismos, que la producen con diversos propósitos, según la especie.

    En el caso del Parque de las Emas, las responsables del encantador efecto lumínico son las larvas de un tipo de luciérnagas que solo vive en esa región. Por eso solo aquí es posible presenciar tan asombroso momento.