10 Tips realmente útiles para hacer pizza casera como de restaurante


Para los amantes de la pizza.

Via:
BuzzFeed

  1. 1 ¡No seas flojo! Haz la masa desde cero.


    Aunque es fácil comprar masa de pizza lista en la tienda, solo necesitás unos cuantos ingredientes para hacerla desde cero: harina sin blanquear, levadura seca instantánea, azúcar, sal, agua y aceite de oliva. También vas a necesitar un poco de sémola o harina de maíz para espolvorear. ¡ESO ES TODO! La masa casera es mucho más fácil de manipular y vale la pena todo el esfuerzo.

  2. 2 Amasa la masa a mano en lugar de con una batidora.


    Tip: No la amases demasiado. Usar una batidora con un gancho para masa es más fácil, pero si la amasas a mano podrás sentir la textura de la masa para saber cómo te está quedando. Si la masa se te pega a las manos, agrega un poco de harina. La masa perfecta se debe despegar fácilmente de las manos.

  3. 3 Guárdala en recipientes y métela al congelador para usarla después.


    Podés hacer masa para pizza y congelarla en recipientes de plástico como en la foto. Después de amasar la masa, forma una bola y guárdala en recipientes herméticos en el congelador. Luego podés descongelar la masa en el refri durante la noche cuando quieras hacer una pizza casera.

  4. 4 Dejá reposar la masa hasta que esté a temperatura ambiente durante unos 45 minutos.

    View this post on Instagram

    Rise.

    A post shared by Bhavana Khaitan (@sweetside_up) on


    Ya sea que hagas la pizza de inmediato o guardes la masa para después, la masa tiene que estar a temperatura ambiente. Pon la masa a un lado y tápala. Después de unos 45 minutos, verás que se ha duplicado —incluso triplicado— en tamaño.

  5. 5 ¡No uses rodillo!


    Cuando llega el momento de estirar la masa, todo lo que necesitás son tus manos. Saca la masa del recipiente y dale unos golpecitos suaves en las orillas (una técnica que la escuela de pizza llama "bongos suaves"). Luego, toma la pizza en el aire, gírala lentamente y deja que la gravedad haga lo suyo.

  6. 6 La sémola es tu salvación.


    La primera vez que intenté hacer pizza desde cero, me costó mucho pasarla al horno. La masa se puso superpegajosa y se pegó completamente a la mesa de la cocina. Hay un tip sencillo para resolver este problema: primero, espolvorea una sémola en una pala de pizza. Cuando la masa esté estirada, ponla sobre la pala enharinada y añade los ingredientes. Gracias a la sémola, la masa debería deslizarse de la pala al horno sin problema.

  7. 7 Para los ingredientes de la pizza, recuerda que menos es más.


    Soy la primera en admitir que me gusta que tenga bastante salsa, pero es mejor usar los ingredientes con moderación, especialmente la salsa. El exceso de salsa hará que la masa se moje y sea difícil pasarla al horno. Pon la salsa como si fueras Jackson Pollock pintando un cuadro abstracto: con unas manchas por aquí y un chorrito por allá. Evita poner salsa (o cualquier otro ingrediente) directamente en las orillas de la corteza.

  8. 8 Dejá que el horno o la piedra para pizza se caliente bien.


    La clave para una buena pizza con la orilla crujiente y cocinada uniformemente es un horno caliente. La mayoría de la gente no tiene un horno para pizza tipo restaurante, pero no importa. Solo compra una piedra para pizza y déjala precalentar en un horno convencional durante una hora. Es mejor quitar cualquier cosa que haya en el horno (bandejas, láminas para galletas, etc...) antes de calentar la piedra para pizza.

  9. 9 Conoce el tiempo de cocción de los ingredientes de la pizza.


    El tiempo es importante a la hora de hacer pizza. Algunos ingredientes que se cocinan rápidamente (como el tomate deshidratado y el huevo frito, por ejemplo) solo deben ponerse cuando la pizza esté casi lista. Otros como las hierbas frescas y condimentos como aceite de oliva extravirgen, vinagre balsámico o miel picante se deben poner justo después de sacar la pizza del horno.

  10. 10 Comprá ingredientes buenos.


    Una buena pizza se hace con buenos ingredientes. Por ejemplo, el aceite de oliva que usas para hacer la masa no tiene que ser nada especial, pero debés escoger un aceite de oliva de buena calidad porque ayudará a mejorar el sabor. Escoge quesos de buena calidad, verduras maduras del mercado y hierbas frescas. No tenés que gastar muchísimo en ingredientes de lujo. Solo tenés que conformarte con unos pocos ingredientes de calidad, aunque solo sea mozzarella fresco, albahaca y tomates buenos.


Like it? Share with your friends!